Cómo preparar un buen Cold Brew

Con la llegada del verano y su inevitable solecito, las ganas de tomarse un buen café frío aumentan tanto como las temperaturas. Para aquellos que quieran seguir disfrutando de todos los matices del café de especialidad, existe una alternativa ideal al café con hielo: se trata del Cold Brew o Café en Frío.

En este artículo te vamos a contar todas las claves para preparar un auténtico Cold Brew para no renunciar a tu café frío este verano.

¿Qué es el Cold Brew?

El Cold Brew es una forma de preparación del café en la que este se infusiona con agua fría en un proceso que puede ir de las 12 a las 24 horas. De este modo, el café frío mantiene sus propiedades organolépticas tales como sus matices y notas de sabor, algo que se pierde en otro tipo de preparaciones como el café con hielo, donde el sabor del café queda diluido por el agua de los hielos.

Origen del Cold Brew

El Cold Brew o Café en Frío empezó a popularizarse hace unos 15 años, primero en EEUU y más tarde en Europa, como un método de preparación fácil y de mayor calidad para el café frío. De este modo, la receta del Cold Brew ha permanecido prácticamente inalterada desde sus orígenes.

Preparación del Cold Brew o Café en Frío

El procedimiento para hacer un buen Cold Brew es muy fácil, y el elemento clave para obtener una buena extracción es el tiempo, ya que se necesitan al menos 12 horas para una extracción completa a temperatura ambiente, pero lo más adecuado es hacer extracciones de entre 16 y 18 horas, si bien la norma de los profesionales es que, cuanto más fino se muele el café, mayor debe ser el tiempo de extracción.

El punto de molido es otro de los aspectos claves de esta preparación. Lo ideal es moler el café con un punto entre grueso y medio, similar al utilizado para prensa francesa, lo que hará que el proceso de filtrado posterior sea más sencillo, y la extracción resultante sea más homogénea. En nuestro Pack Cold Brew viene ya molido al punto adecuado, por lo que no tendrás que realizar este paso. Por último, es muy importante respetar la proporción cafe/agua, con alrededor de 10 gramos de café por cada 100 mililitros de agua.

A temperaturas altas se extraen más partículas solubles y por el calor sientas más aroma y cuerpo. Cuando hacemos una extracción en frío el proceso pasa mucho más lento resultando en un café menos amargo y ácido así como más suave y con un aroma más floral.

cold brew café frío
cafe frio cold brew
Descubre nuestro pack Cold Brew

Pasos para hacer un Cold Brew

  1. Coloca el café ya molido en un recipiente de cristal con tapa. Vierte poco a poco el agua fría sobre el café y remueve para que se mezcle bien con el agua. La proporción debe ser 1:10, es decir, 10 gramos de café por cada 100ml. de agua.
  2. Ahora, debes colocar la tapa y dejarlo reposar en frío (en una nevera preferiblemente). De vez en cuando puedes agitar el contenido para ayudar a la mezcla.
  3. Pasadas de 12 a 24 horas, filtra el contenido del recipiente utilizando un filtro de papel, ya sea de cafetera o papel de cocina sobre un colador. De este modo, te quedará un café con un cuerpo suave y una textura homogénea, en la que podrás degustar todos los matices del café.
  4. Una vez filtrado, puedes guardarlo en tu nevera hasta 14 días, conservando así de forma adecuada todas las cualidades del Cold Brew, y estando siempre listo para tomar en frío.

Además, te dejamos este vídeo donde nuestro barista Víctor Bolea te explica todos los secretos para preparar un Cold Brew perfecto.

Comprar Cold Brew online

¿Has probado ya a hacer tu propio Cold Brew? No esperes más y disfruta del café de moda de este verano. Recuerda que tienes disponible en nuestra tienda online el Pack Cold Brew con descuento o, si lo prefieres, te dejamos aquí abajo otras opciones para preparar tu café favorito al gusto.


Otros artículos que te pueden interesar