Comprar buen café

Comprar buen café es un gran reto para todos nosotros, que puede tener fácil solución teniendo en cuenta algunos factores y sabiendo elegir bien. El café es para miles de personas el producto estrella para empezar el día, además de ser perfecto para disfrutar de otros momentos del día.

Sin embargo, a pesar de ser uno de los productos más consumidos, no siempre adquirimos el café de mejor calidad. Debido a la inmensa variedad de café en los supermercados, los menos conocedores del tema pueden despistarse ante tanta oferta y optar por un café de peor calidad.

Con unas pautas básicas podemos aprender a distinguir entre los diversos tipos de café, cuál es el de mejor calidad y cuál se adapta más a nuestros gustos y necesidades. A continuación, conocemos las claves para saber comprar buen café.

Variedades de Café

Uno de los aspectos más relevantes a la hora de comprar un buen café es su variedad. Existen dos grandes variedades de café: arábica y robusta.

Arábica

El grano de café Arábica es infinitamente mejor. Los cafés arábicos provienen de América, aunque también podemos encontrar otros provenientes de Asia o algunas zonas de África. Esta variedad de café se caracteriza por contar con una gran cantidad de matices en sabor y aroma, además de un gusto exquisito y sin acidez. Es la opción favorita de los cafeteros que buscan un sabor y calidad excelentes.

Algunos de nuestros mejores cafés Arábica

Robusta

La variedad robusta, por su parte, proviene de África, Brasil y algunas zonas del continente asiático. Esta variedad se suele considerar de peor calidad. Esto se debe a su alta concentración de cafeína y a un sabor más acido y amargo que el café arábico. Aunque este tipo de café tiene sus adeptos que prefieren un sabor más fuerte, es recomendable optar por la variedad arábica, excepto en una ocasión. Para preparar café espresso es recomendable utilizar una mezcla de granos Arábica y Robusta. Esto le dará al café un cuerpo distinto y más sabroso. También optan por la variedad robusta aquellos que busquen un alto nivel de cafeína, ya que dobla en cantidad a los granos de Arábica.

Tipos de tueste

Otro de los factores más relevantes a tener en cuanta para comprar buen café es el tipo de tueste, es decir, la forma en la que está procesado el grano. El que esté tostado o no, que lleve añadidos y otras muchas formas de tratar el grano original del café influyen en su sabor. Podemos categorizar los tipos de tueste del café en tres:

comprar buen café tueste natural

Tueste natural

El tueste natural es, como su propio nombre indica, aquel en el que el tueste del café se realiza de manera natural, sin ningún tipo de añadido. Es el sabor más puro que podemos encontrar y es de mayor calidad, ya que no lleva añadidos.

En la mayoría de ocasiones el café de tueste natural se hace con granos de café arábico, potenciando su calidad y, como no, su excelente sabor.

comprar buen café torrefacto

Café torrefacto

El café Torrefacto es aquel en el que en su proceso de tostado se le añade azúcar. El café y el azúcar se mezclan a altas temperaturas, creando una película caramelizada. Es un sabor más ácido y con un color negro oscuro.

Es muy popular en España y Portugal y suele estar elaborado con granos de la variedad robusta, por lo cual su nivel de cafeína es alto. No es el tipo de tueste más recomendado por los expertos, pero su característico sabor tiene numerosos seguidores.

comprar buen café mezcla

Café de mezcla

Encontramos un tercer tipo de tueste, que es un café mezcla del café natural con torrefacto. Esto también significa la mezcla de las variedades arábica y robusta. Es un tueste muy diverso, en el que dependiendo del porcentaje de la mezcla puede tener unas características u otras.

¿Café en grano o molido?

Sabiendo ya las variedades de café y los tipos de tueste, debemos preguntarnos: ¿café en grano o molido? Ambos tipos son buenas elecciones si el café que compramos es de buena calidad.

Aunque el café molido es más cómodo y rápido de preparar, y normalmente más económico, nos tenemos que decantar por el café en grano. Siempre conseguiremos una mayor calidad moliendo el café en grano en el momento. Así, el café será más fresco y con sus sabores y olores intensificados.

¿Cuánto café en grano comprar?

El grano de café es un producto delicado y, una vez tostado, va perdiendo su aroma y sabor según pasan los días. No caducará, ni dejará de ser apto para el consumo, pero sí perderá algunas de sus propiedades más destacables. Por ello, es importante no comprar más café del que vayas a consumir entre la semana o dos semanas a partir de la fecha de tueste.

Debes comprar el café lo más fresco posible, tan pronto como haya sido tostado, y consumirlo en menos de tres semanas. El café suele venir en paquetes de diferentes tamaños, por lo que no te será difícil escoger el más adecuado a tu consumo. Si no tomas mucho café (quizás solo uno por la mañana) te recomendamos los paquetes de 250gr.

Almacenar el café en grano

Una vez comprado el café en grano, debemos almacenarlo en un lugar en el que conserve sus propiedades para un café lo mejor posible. Debemos tener en cuenta, sobre todo, el frescor. Los granos de café son muy sensibles a la humedad, calor, luz solar, olores fuertes y cambios bruscos de temperatura. Lo óptimo será almacenar nuestro café en un lugar fresco, seco y oscuro, como un armario o despensa.

Si los granos de café vienen en un envase de papel de aluminio sellado al vacío, perfecto. Si por el contrario vienen en una bolsa de papel, es muy recomendable cambiarlo a un recipiente hermético de cerámica, metal o vidrio, para conservarlo mejor y disfrutar de todas sus propiedades en el momento de consumirlo.

Características del café

Hora del café. Las recomendaciones previamente expuestas pueden servir de pautas o de guía para elegir el café, pero siempre debe prevalecer tu gusto propio. Por ello, prueba todas las variedades y tipos de café para crear tu propio criterio. A la hora de catar el café debemos tener en cuenta sus características, que podemos categorizar en cuatro:

  • El cuerpo se refiere a ese primer contacto del café con el paladar, la sensación que produce al retener el sabor en las papilas gustativas. Con el cuerpo vislumbramos la corpulencia y consistencia del café, que puede ser ligero o por el contrario más fuerte e intenso.
  • La acidez tiene en cuenta la cosecha, y es que cuanto más alto es el lugar donde se ha cultivado el grano de café, mayor será su acidez. Esto lo podemos notar si al beberlo da sensación de limpieza en el paladar o si por el contrario produce sequedad en los bordes de la lengua.
  • La fragancia se refiere al aroma que llega a nuestro olfato. Los arábicos son suaves, mientras que los robustos tienen aromas más fuertes y amargos.
  • El cuarto factor es el sabor, en el que entra el criterio propio. Las normas las crea uno mismo dependiendo de sus gustos personales, pudiendo disfrutar del café en todas sus variedades, formas y sabores.

¿Quiéres comprar buen café?

Descubre más sobre cada uno de nuestros Cafés de Especialidad en las fichas de los productos. Allí, podrás conocer toda la historia y el proceso de producción de cada finca de origen, pasando por los datos técnicos del grano y su procedencia y finalizando con las notas de cata. Pero, ¿no es mejor catarlo por ti mismo?