10 tips para quitar manchas de café en ropa

Hasta el momento no hemos dado con el conjuro mágico que las haga desaparecer al instante para evitarte el mal trago de ir todo el día con una mancha en la ropa. Pero, en este artículo, te damos 10 consejos para quitar manchas de café en ropa sin que quede ni rastro de ellas.

Nos atreveríamos a decir que las manchas de café son unas de las más comunes a las que nos enfrentamos en nuestro día a día. ¿A quién no le ha pasado? Te levantas, preparas un delicioso café que inunda toda la casa con su aroma inconfundible, desayunas, a veces con prisas, antes de salir al trabajo y entonces, ¡sorpresa! Un manchurrón de café imposible de obviar. Y la situación se agrava más todavía si esto te pasa fuera de casa… Igual tiene algo que ver con la ley de Murphy, ya sabes, vísteme despacio que tengo prisa.

quitar manchas de café

¿Cómo quitar manchas de café en la ropa?

Además de los detergentes y productos específicos para el cuidado de nuestra ropa que encontramos en los supermercados, pero existen otros muchos materiales que, aunque su finalidad no sea la de la limpieza, son muy útiles para dar solución a estos accidentes de café.

Si la mancha es reciente…

Si la mancha es reciente y puedes actuar con rapidez, el primer paso, aunque parezca obvio, es utilizar servilletas o cualquier otro material absorbente que permita retirar el exceso ejerciendo presión sobre la mancha en repetidas ocasiones para quitar el exceso. Es importante no restregar para no extender la mancha.

Tras quitar el exceso, coloca la zona manchada bajo el grifo con abierto y ayúdate de un poco de jabón para eliminarla.  Ayúdate de una esponja limpia o cepillo si es necesario.

Lo ideal en estos casos es que, si estás en casa, metas la prenda a la lavadora. Pero como estas situaciones suelen darse en los momentos menos oportunos y la mancha termina por secarse, a continuación, te dejamos algunos consejos para actuar cuando la mancha ya se ha secado.

Vinagre blanco

Todos tenemos vinagre en casa, es uno de esos productos que siempre están. Por eso este truco es tan útil.

Cuando la prenda que se ha ensuciado de café es de algún material resistente como el algodón, aplica el vinagre directamente sobre la mancha y déjalo reposar diez minutos antes de meter la prenda en la lavadora.

En caso de que la mancha esté sobre un tejido delicado como es la seda, el proceso es diferente; diluye una cucharada sopera de vinagre blanco en una taza de agua y, entonces, ya podrás aplicar la mezcla sobre la mancha y tras dejarla reposar diez minutos, ya podrás meterla en la lavadora en un programa apto para ropa delicada o, si la prenda lo requiere, lavarla a mano.

Sal y limón

Puede que te suene esta combinación, aunque no sea precisamente para limpiar una mancha de la ropa. También son elementos muy comunes y que, probablemente, casi todos tengamos en casa.

Este truco es muy útil, sobre todo, para limpiar una mancha de café en ropa blanca. No lo es tanto para la ropa de color ya que el ácido del limón puede aclarar los colores y dejar un cerco desteñido en tu ropa de color.

Para llevarlo a cabo, exprime un limón grande y agrégale una cucharada de sal. Mézclalo bien y, posteriormente, vierte la mezcla sobre la mancha y frota con cuidado9 con la ayuda de un cepillo o esponja realizando movimientos circulares. Cuando haya reposado unos minutos, ya podrás lavar la prenda con normalidad.

Bicarbonato de sodio

Este producto es un blanqueante perfecto para eliminar manchas de café en, prácticamente, cualquier tela.

Tan solo debes humedecer el área manchada y espolvorear la cantidad necesaria de producto hasta cubrir la mancha por completo; frota enérgicamente durante unos minutos y, posteriormente, déjalo reposar durante una o dos horas para dejar que el bicarbonato actúa. Después puedes lavar la prenda normalmente.

Yema de huevo

Si le preguntas a tu abuela, es muy probable que conozca este truco, ya que fue muy popular en la época previa a los quitamanchas.

Y el proceso es muy similar a los anteriores: probablemente el primer paso sea el más complicado ya que hay que separar la clara del huevo de la yema; después tan solo tendrás que mezclar la yema con un poquito de agua y remover hasta conseguir una mezcla uniforme con la que cubrir la mancha y frotar suavemente con la ayuda de un paño o esponja. Cuando haya secado, lava la prensa en la lavadora y, aunque parezca increíble, no quedará rastro ni de huevo ni de café.

Cerveza

Hoy en día la cerveza es un producto a disposición de cualquiera y la podemos encontrar prácticamente en cualquier lugar. El alcohol es un excelente quitamanchas por lo que, a mayor sea el grado de alcohol de la cerveza, mayor poder antimanchas tendrás.

Tan solo debes verter parte de la cerveza sobre la mancha y frotar la zona con un paño limpio. Si la mancha está muy seca quizás necesites repetir el proceso.

Y, como en el resto de tips, tras dejarlo reposar por diez minutos, podrás lavarla en la lavadora.

Soda o gaseosa

El proceso es exactamente igual al de la cerveza. Tan solo hay que verter un poco de soda en la mancha, frotar y dejar reposar antes de lavar la prenda.

De nuevo, si la mancha es muy intensa puede que necesites repetir el proceso.

Agua oxigenada

Igual que el limón, el agua oxigenada es un excelente blanqueador. Por eso este truco solo es válido para prendas de ropa blanca; ya que en las prendas de color puede descolorar el tejido y dejar un cerco en la prenda de un tono más claro que el original.

El proceso es muy sencillo, tan solo debes remojar la mancha de café en agua oxigenada y dejarla actuar aproximadamente 15 minutos. Si la mancha es muy intensa puedes frotarla con un cepillo para ayudar a sacar el café.

Detergente

A pesar de no ser el producto ideal (sobre todo para tejidos delicados), los productos de limpieza de lavavajillas son útiles para quitar pequeñas manchas de café. No te librarán de tener que meter después la prenda de ropa a la lavadora, pero al menos disminuirán la mancha hasta que puedas lavarla en casa.

Productos blanqueadores

Cuando todo lo demás falla, es momento de recurrir a los profesionales. Y, es que cuando las manchas de café se resisten, solo queda depositar nuestras confianzas en los expertos en quitamanchas y, en todo caso, probar varias marcas con distintos componentes que se adapten a los tejidos de nuestra ropa.

Si ninguno de estos diez métodos funciona (cosa poco probable), sentimos comunicarte que esa prenda de ropa con mancha de capé está sentenciada a convertirse en trapos de limpieza.


Otros artículos que te pueden interesar