Envasado

Para enviar el café a los consumidores, se envasa en bolsas de materiales apropiados, que no permitan la salida de aromas ni la entrada de humedad, oxígeno, etc. Durante muchos años se han utilizado bolsas confeccionadas, pero hoy en día se ha impuesto el uso de máquinas que, a partir de una bobina de material impreso, fabricado con tres o más componentes, entre ellos el aluminio que proporcione una buena barrera al oxígeno y a la humedad, confecciona la bolsa, pesa el café, lo introduce en la bolsa que ha confeccionado, y la cierra herméticamente, pudiendo hacer en ella el vacío o la sustitución del aire por un gas inerte como el nitrógeno. El oxígeno que contiene el aire es, quizás, el mayor enemigo del sabor y aroma del café, ya que al ir oxidando las grasas que éste contiene en buena proporción, introduce al cabo de unos quince o veinte días un olor y sabor a rancio que desvirtúan totalmente el primitivo aroma. Los procedimientos que se utilizan en la industria torrefactora para hacer durar la calidad de un café tostado son cada día más avanzados, fundamentalmente el sistema basado en el vacío que es el más usado.
« Back to Glossary Index
¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on pinterest
Pinterest