Comprar Café

Envío GRATIS en pedidos superiores a 29€

Siendo una de las bebidas más populares, el café atrae a cada vez más adeptos no solo por su sabor, sino también por sus múltiples propiedades organolépticas y otros beneficios que produce en nuestro organismo.

El café aporta a nuestro organismo una gran cantidad de beneficios. Dentro de estos, podemos encontrar:

  • Función quemagrasas: el café es un acelerador natural del metabolismo y es de las pocas sustancias naturales que ayudan a quemar grasa porque hace aumentar los niveles de adrenalina en el cuerpo liberando ácidos grasos
  • Fuente de antioxidantes: los antioxidantes nos ayudan a retrasar los efectos del envejecimiento y prevén diversas enfermedades
  • Protección para el corazón y el hígado: el café ayuda a combatir enfermedades crónicas y degenerativas relacionadas con el corazón y el hígado
  • Aporta nutrientes: en una taza de café podemos encontrar una rica fuente de minerales y vitaminas

Para hacer un buen café en cafetera italiana, se necesita contar con café de calidad. Lo más recomendable es que sea en grano y se muela lo necesario en el momento de la preparación, aunque también hay buenas opciones con café ya molido. A continuación, llenamos el depósito de agua de la cafetera hasta debajo de la válvula y echamos el café en el embudo, situado en la parte superior con precaución de no aplastarlo.

Una vez cerrada, pondremos la cafetera en el fuego y llevaremos el agua a ebullición hasta que veamos que comienza a salir café y la retiremos del fuego.

El café se puede tomar de diferentes formas dependiendo de cómo lo preparemos, si bien las más populares son:

  • Café solo o expreso: se trata únicamente de una infusión de café que se ha conseguido colocando el café molido en contacto con el agua caliente.
  • Café cortado: es la mezcla de un café solo al que se le añade un poco de leche. También se conoce como macchiato porque “mancha” o tiñe el café.
  • Café latte o café con leche: con una proporción de 1/3 de café más 2/3 de leche, el café con leche es una de las fórmulas más populares. Se consigue un sabor menos intenso y más dulce que con los anteriores.
  • Café americano: este tipo de café es similar al café expreso, pero al que se le añade una cantidad mayor de agua. Se obtiene un café menos potente y más aguado que en su versión original.
  • Café capuchino: el café capuchino consiste en una combinación de café expreso, leche vaporizada y espuma de leche a partes iguales. Además, suele añadírsele un poco de cacao espolvoreado por encima.
  • Café bombón: esta variante del café con leche consiste en intercambiar la leche por leche condensada. El resultado es muy dulce.
  • Café mocca: el café mocca consiste en un café latte al que se le añade chocolate o cacao en forma de sirope o polvo.

Aunque existen multitud de variedades de café, las más populares son el café arábica o arábigo, y el café robusta. El café arábica, que representa casi el 80% de la producción mundial, tiene un sabor suave y agradable al paladar.

En cambio, el café robusta presenta una mayor concentración de cafeína que el anterior. Su sabor es fuerte y amargo, con un olor menos perfumado y una textura áspera que recuerda a los frutos secos y la madera.

Mientras que el café robusta se utiliza para blends (mezclas), el café arábica se prefiere en cafés más gourmets.

El café arábica es considerado un café de tipo gourmet debido a su delicioso sabor. Es equilibrado, tiene buen aroma y presenta una acidez suave y agradable al probarlo.

El café de especialidad destaca por su aroma, sabor, personalidad y carácter distintivo. Es un café calificado con 80 puntos o más dentro de una escala de 100. Se deben de utilizar granos de café de la variedad arábica, recolectarse a mano y ser seleccionados de la misma manera, además de conseguir un punto de tueste exacto y conseguir el mejor sabor.

 

AVISO

“Cerramos unos días por mantenimiento. Los pedidos realizados entre el 12 y el 21 de agosto, no serán gestionados hasta el lunes 22. Disculpen las molestias.”