¿Qué es el café torrefacto?

El café torrefacto es un café de baja calidad. Se consume mayoritariamente en España y Portugal y su demanda en otros países es prácticamente nulo.

A pesar de su baja calidad, el café torrefacto se sigue consumiendo. Este hecho puede deberse a diferentes motivos como son la diferencia entre café natural y mezcla, su precio (ya que es considerablemente más económico), o su historia.

El origen del Torrefacto

El café torrefacto tiene una larga historia y para descubrirla, nos remontamos años a atrás. Fue en 1887 cuando José Gómez Tejedor, en uno de sus viajes a Cuba y México, conoció una técnica muy curiosa que empleaban algunos de los mineros de estos países. Consistía en proteger el grano del café de la humedad, a través de la adicción de azúcares, lo que evitaba la oxidación y el enranciamiento del grano. Era así como conseguían preservaba sus características organolépticas.

Cuando esta técnica se implementó de forma más masiva, la vida útil de café aumentó entre 4 y 6 meses aproximadamente, lo que le permitió a José Gómez Tejedor explotar exclusivamente el café torrefacto.

Características del café torrefacto

El café torrefacto se realiza adicionando el azúcar para posteriormente comenzar con su proceso del tueste del café natural. Es un café que tiene un color negro característico y un sabor amargo, pero con gran densidad y cuerpo.

José Gómez Tejedor realizó una potente campaña de publicidad acerca de este café, consiguiendo convertirse en el proveedor oficial de la Casa Real Española, una de las razones que divulgaron el conocimiento sobre este café.

Cuando acabó la Guerra Civil Española, que se denominaba como años de hambre, el café fue uno de los protagonistas principales. A pesar de ser un producto limitado y caro, las personas querían consumirlo. Fue por este motivo por el que la mayoría de personas asocian un buen café a aquel que es negro y amargo.

¿Es más barato el café torrefacto?

El café torrefacto es un café barato, ya que utilizan un tipo de café robusta de baja calidad y al mezclarlo con la adición de azúcar queda totalmente enmascarado.

Los cafés se consumen en función del gusto de cada persona. No es indicativo que una café sea de gran calidad por su precio. Su consumo va en función de si a los consumidores le gusta el café potente, suave o con sabor amargo.

La historia del consumidor de café

Actualmente, hay una amplia oferta de diferentes variedades de café, como son el café de tuesta natural, el café torrefacto y el café de mezcla. La mayoría de los consumidores no saben distinguir entre un café u otro.

Existe un gran desconocimiento con el café de mezcla, ya que se realiza con la combinación de café de tueste natural y torrefacto, y sus porcentajes van variando en función de la marca.

El café torrefacto en la hostelería

La gran mayoría de personas que se dedican al sector de la hostelería, en sus bares y restaurantes sirven a sus clientes café de mezcla. Esto se debe al ahorro que les supone, ya que es un café más barato. Otro hecho que potencia esta elección es que muchas veces, los clientes están acostumbrados a este tipo de café o no sienten tanto interés como para exigir uno de mayor calidad.

Se ha demostrado que es muy importante el cuidado y limpieza de la cafetera, ya que es determinante para ofrecer un café de mayor calidad.

Componentes nutricionales del café torrefacto

La mayor diferencia que puedes encontrar entre los componentes nutricionales del café se encuentra en su acompañamiento. Si combinas tu café con azúcar o con una pasta, por ejemplo, aumenta tu consumo de calorías.

Sin embargo, si tomas el café solo, los componentes nutricionales existentes entre los distintos tipos de café son muy similares.


Otros artículos que te pueden interesar